Cholas descubren que las Donitas Bimbo también se pueden comer y no solo sirven para maquillarse

loading...

México.- Gran sorpresa y asombro experimentan La Britanny, La Kymberly y la Jenni, al darse cuenta que las Donitas Bimbo con las que se maquillan para salir a los bailes o ir a cotorrear con sus morros, también se pueden comer y no solo sirven como colorete para la cara.

La Britanny menciona que el día de ayer habían quedado de salir con sus weyes (novios) El Brayan, El Brandon y El Tayson a un baile de El Komander, sin embargo los vatos les llamaron para decirles que llegarían una hora antes de lo planeado, por lo que no tuvieron tiempo de ir a cenar:

“Habíamos quedado que pasarían a las 9 por nosotras, y ya nos habíamos organizado para ir a cenar a los tacos antes de arreglarnos. Sin embargo el Brandon nos llamó para decirnos que nos quería listas una hora antes, porque su carnal también se quería llevar el carro y planeaba salirse antes para que no se lo fuera a ganar, así que nos tuvimos que apurar”, dijo.

La homie menciona que llegaron de la chamba directo a arreglarse: “desde las 2 de la tarde que era nuestra hora de descanso no habíamos comido, y pues ya a las 8 que llegamos nos andaba de hambre pero nos teníamos que apurar a arreglarnos, pero la neta yo ya tenía tanta hambre y le pregunté a La Kimberly y a la Jenni si no creían que me haría daño comerme el polvo blanco de la Donita Bimbo con el que nos pintamos.

Ellas me dijeron que no fuera puerca, que como me iba a comer el maquillaje, pero la neta ya hasta las tripas me gruñían del hambre y pues me arriesgué a probarlo porque sentía que me desmayaba”, relató.

loading...

La Britanny menciona que para su sorpresa, el maquillaje sabía rico y posteriormente también se atrevió a probar “la brocha” (la donita):

“Cuando probé el polvo blanco me sorprendí porque sabía chido, le dije a las morras que lo probaran y primero no querían, pero luego se animaron y se dieron cuenta que sabía dulcesito.

La neta andábamos tomando unas aguas locas y ya en la loquera también me atreví a morder la brocha redonda que trae pegado el maquillaje, y para mi sorpresa también se podía comer y sabia chido, como si fuera pan”, dijo.

Por su parte, La Kymberly menciona que ella ya había sospechado que las Donitas Bimbo si se podían comer y no solo servían para maquillarse: “a mí se me hacía raro que la brocha estuviera bien suave y se desmoronara muy fácil, además yo a veces me maquillo con Donitas para salir en las tardes al parque con mi wey, y por alguna razón las abejas siempre se me quieren pegar en la cara.

Ahorita no nos ha dolido la panza por comernos el maquillaje de Donita Bimbo, si vemos que no nos enfermamos, las próximas ocasiones vamos a aprovechar para arreglarnos, y de paso calmarnos el hambre comiéndonos los restos de las Donitas”, puntualizó.

Por: Omar Ariel Cortes

Loading...

Comments

comments

Deja un comentario